MIRA LAS CAUSAS PRINCIPALES POR LA CUAL PUEDES UN MATRIMONIO IR AL DIVORCIO

No permitan que la posibilidad de una divorcio embargue sus pensamientos. Incluso en momentos de gran enfrantamiento y tristeza, el divorcio no es la salida. Sólo sustituye una nueva serie de sufrimientos por los que quedan atrás.

El objetivo es para toda la vida, ahi está la meta, asi que la palabra divorcio no debe estar en nuestro vocabulario. Resguarden su relación de la corrosión como si estuvieran defendiendo sus propias vidas. Sí, es posible lograrlo juntos. No sólo pueden sobrevivir, sino que pueden conservar su amor vivo, si le dan prioridad en su sistema de valores.

Cualquiera de los siguientes males pueden acabar con su relación mantenganse alertas:

1. El sobrecargo de trabajo o compromisos y el agotamiento físico.- Afecta particularmente a las parejas jóvenes que intentan iniciar en una profesión o todavía están estudiando. No se empeñen en estudiar, de trabajar a tiempo completo, de tener un bebé, de manejar a un niño pequeño, de hacer reparaciones en la casa, y de comenzar un negocio, todo al mismo tiempo. Suena inconcebible, pero muchas parejas jóvenes suelen caer en estos habitos y luego se sorprenden cuando su matrimonio se desploma. ¿Por qué no habría de ser así? ¡El único momento en que se ven es cuando están agotados!.

Es especialmente amenazador cuando el esposo es el que tiene demasiados compromisos o trabajo, y la esposa permanece todo el día en casa con un hijo en edad preescolar. La profunda soledad que le embarga, dará lugar al descontento y a la depresión, y todos sabemos a dónde lleva eso. Deben sacar tiempo de calidad el uno para el otro si quieren mantener su amor vivo.

2. Las deudas muy grandes y el conflicto en cuanto a cómo se gastará el dinero.- Creen una caultura de compar en efectivo los artículos de consumo y si no tienen el efectivo, no los compren. No gasten más de lo que pueden por una casa o por un automóvil, dejando muy pocos recursos para salir juntos, para viajes cortos, etc. Distribuya sus ingresos con la sabiduría de Salomón.

3. El egoísmo.- Existen dos tipos de personas en el mundo, los que entregan y los que toman. Un matrimonio entre dos personas que dan puede ser algo unico y hermoso. Sin embargo, el choque está a la orden del día entre una persona que da y otra que lo unico que hace es tomar. si se tratase del caso en el que las dos personas solo toman pueden consumirse la una a la otra hasta hacerse trizas dentro de un período de seis semanas. En resumen, el egoísmo siempre consumirá un matrimonio.

4. La interferencia de los suegros.- Si el esposo o la esposa no se ha destetado definitivamente de los padres, lo mejor es no vivir cerca de ellos. La autonomía es algo difícil de ceder para algunas madres (y padres), y el estar muy cerca será causa de inconvenientes.

5. Las expectativas poco realistas.- Algunas parejas arrivan al matrimonio esperando cabañas cubiertas de rosas, una vida sin problemas ni responsabilidades y un gozo sin interrupción. La decepción resultante es un lazo emocional. Pongan sus expectativas en congruencia con la realidad.

6. Los invasores del espacio.- Me refiero a las personas que usurpan el espacio que su cónyuge necesita, arropándolo rápidamente yacabando con la atracción entre ellos. Los celos son la forma mas comun de manifestación de este fenómeno. Otra es la baja autoestima, que suele provocar a el cónyuge inseguro se intruduzca sigilozamente en el territorio del otro. El amor debe ser libre y confiado.

7. El abuso del alcohol y de otras sustancias químicas.– Éstos son homicidas a toda voz, no sólo de los matrimonios, sino también de las personas. Evítenlos como a la plaga.

8. La pornografía, los juegos de azar y otras adicciones.- Nos consta que la personalidad humana es imperfecta. Tiene la inclinación a dejarse cautivar por habitos destructivos, especialmente en la juventud. Durante una etapa inicial, las personas se sienten fuertes y empiezan a jugar con tentaciones tales como la pornografía o los juegos de azar sin salir dañadas. De hecho, muchos logran escapar casi sin haber sido afectados. Sin embargo, para algunos existe una debilidad y una vulnerabilidad que es incognita hasta que no hay tiempo de escapar. Entonces se vuelven adictos a algo que debilita la fibra de la familia.

Las restricciones y los mandamientos de las Escrituras se han configurado para resguardarrnos del mal, aunque no lo entendemos cuando somos jóvenes. “La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Si mantenemos nuestras vidas limpias y huimos, como el raton al gato, de las tentaciones, las adicciones que que tanto perjuicio han provocado en la humanidad, nunca nos podrán tocar.

9. La frustración sexual, la soledad, la baja autoestima y la quimera de la infidelidad
no hay nada que decir, simplemente ¡Una combinación mortal!

10. El fracaso en los negocios.- En especial, el fracaso en los negocios afecta sutilmente a los hombres. Su inquietud por los enredos financieros algunas veces suele manifestarse con ira dentro de la familia.

11. El éxito en los negocios.- Es igual o mas peligroso tener mucho éxito en los negocios, como lo es fracasar estrepitosamente en ellos. Salomón dijo: “No me des pobreza ni riquezas; manténme del pan necesario” (30:8).

12. Casarse demasiado jóvenes.– Las jovencitas que se contraen matrimonio entre los catorce y los diecisiete años de edad duplican sus probabilidades de separación que las que lo hacen entre los veinte y los treinta años.

Los torbellinos de la adolescencia y las presiones de los inicios en la vida matrimonial no hacen una buena pareja. Es recomendable superar lo primero antes de emprender lo segundo.
Éstos son los principales asesinos, muchas veces silentes, otras veces no tanto, del matrimonio. Pero, la realidad es que la lista es prácticamente inagotable. Asi que no es dificil caer en el divorcio. Todo lo que hace falta para cultivar las malas hierbas, es un diminito agujero en nuestro cantaro. Si su objetivo es vencer las probabilidades en relación al divorcio y mantener una unión matrimonial a largo plazo, deben emprender la tarea con seriedad. El orden natural de las cosas tendrá tendencia a separarlos, no los unirá.

Así es como Dios quiere que sea y Dios no pone cargas que no podamos llevar, asi que es posible lograrlo, si luchamos no caeremos en el divorcio. Pero no hay tiempo que perder. Refuercen los linderos del cause. Defiendan el fuerte. Mantengan las poderosas corrientes en sus propios cauces. Sólo esa medida de determinación mantendrá el amor con el que empezaron y hay muy poco en la vida que compita con esa prioridad. Que el divorcio nunca sea una opción.

Por el doctor James Dobson.

Comments

comments

Leave a Reply