Criminales líderes de pandillas más peligrosos se convierten a Cristo en prisión de El Salvador

EL SALVADOR.– La expansión del cristianismo en las prisiones de nuestra nación de El Salvador, ha permitido que temibles criminales conozcan el Evangelio y que sus vidas sean transformadas tras aceptar a Cristo como Salvador.

Hace dos años los presos todavía eran activos en las más temibles pandillas, pero Dios decidió alumbrar sus prisiones de oscuridad. En la actualidad, por lo menos 1000 prisioneros (de los 1500) se han convertido a Cristo. El Señor los ha rescatado de la violencia para una nueva vida de santidad y amor al prójimo.

Varias denominaciones evangélicas se disponen constantemente a visitar a los presos. Ofrecen reuniones de adoración, estudios bíblicos y capacitación en diversos oficios, como corte de cabello, sastrería, entre otros. Algunos de los convertidos suelen usar polos estampados con textos como “Soldado de Cristo” y “Jesús rescató mi vida”.

No cabe duda que solo Dios puede transformar el corazón más duro. Algo que impacta del informe de Reuters es que describen haber visto a muchos presos llorando en silencio mientras leían la Biblia, a otros cantando himnos, aplaudiendo y agitando los brazos con entusiasmo, repitiendo con gozo: “Amén”. Todo esto es bien recibido por parte de los funcionarios, que perciben el potencial del Evangelio para reformar a los criminales.

Rodolfo de Jesús Cornejo ingresó a la prisión con una sentencia de 12 años por tenencia ilegal de armas, ahora ha entregado su vida a Dios y se dedica a cultivar pepinos tras abandonar la violenta vida que lo aisló de sus hijos. “La gente en el exterior no confía mucho en nosotros, piensan que no podemos cambiar. Pero podemos demostrarles (lo que Dios hizo en nosotros)”, afirmó Rodolfo.

Oscar Benavides, director de la prisión, comenta que el Evangelio ha sido hasta ahora la única solución para que los presos dejen atrás la delincuencia. El gobierno del presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén planea usar al penal de Gotera como un modelo de rehabilitación y espera que se pueda replicar en los otros penales. ¡Estas son las grandes cosas que nuestro Dios está haciendo!

Comments

comments

Leave a Reply