Donde no hay Oración hay ansiedad

“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33).

¿Qué es ansiedad?

“Estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad.”

Cuando anhelamos algo y no lo podemos alcanzar, cuando nuestros recursos humanos no pueden hacer lo que queremos, es allí donde surge la ansiedad; muchas veces se nos olvida que Dios puede hacer lo que nosotros no podemos hacer, Él es el Dios de lo imposible; en otras palabras; la ansiedad surge cuando olvidamos que nuestro Dios es todo poderoso.

La ansiedad se desarrolla cuando no hay una vida de oración; la falta de oración te desconecta del Dios sobrenatural, y como no ves la sobrenaturalidad de Dios en tu vida te vuelves ansioso; en otras palabras la ansiedad te vuelve incrédulo, te hace ver las cosas difíciles, por ende es necesario la oración, ya que nos mantendrá conectado con el que todo lo puede.

En estos últimos tiempos en que estamos viviendo, vemos como muchos creyentes están tan ansioso de lograr o alcanzar metas terrenales, el hombre es capaz de hacer lo que sea para alcanzar dicha meta, pero algo importante es que se nos olvida que Dios tiene el control de toda la situación; que por más que nos esforcemos o estemos ansioso, si no es su voluntad que alcancemos dicha meta, pasará como dice Su Palabra; “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” (Salmos 127:1).

Es evidente que hoy en día, Dios está llamando a su iglesia a depender totalmente de Él, no importa la meta que quieras alcanzar o lo que quieras lograr, Dios nunca ha perdido ni perderá el control de nuestras vidas; sendas Dios hará donde piensas que no hay.

Muchas veces nos convertimos tan ansioso, porque Vivimos en  un mundo de competencia, donde el que más tiene es el que más vale; no nos dejemos arrastrar de las corriente de este mundo;  Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.” (Juan 15:19).

Muero diciendo que el plan de nuestro Dios es perfecto, y que Él no tiene plan B, su plan es único y se tiene que cumplir por encima de quien se levante; no dejes que la ansiedad te gobierne, busca su presencia agárrate de tu Dios y no te sueltes de Él.

Por: Elieser Leyba

Comments

comments

Leave a Reply