Dios lo puede hacer en un segundo

Es increíble ver el poderío y la magnitud que tiene el Dios a quien servimos, Su Poder es inigualable, Su deidad es incomparable, nadie es como EL; Jesús es suficiente.

Muchas veces estamos siendo procesado, y en medio del proceso olvidamos lo poderoso y majestuoso que es nuestro Dios; la mayoría de veces el desierto nos oscurece y nos hace olvidar todas las promesas que Dios nos dejó en Su Palabra; quiero traer a memoria la historia de Juan el bautista; para así ilustrar mejor este punto; “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (San Juan 1:29); vemos en la Escritura que Juan el bautista reconoció a Jesús desde que lo vio, pero algo que me llamo la atención fue que cuando Juan el bautista estaba preso, dudó de Jesús, veamos;  Los discípulos de Juan le dieron las nuevas de todas estas cosas. Y llamó Juan a dos de sus discípulos,  y los envió a Jesús, para preguntarle: ¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro? (Lucas 7:18-19); cómo podemos ver en esta porción Bíblica Juan el bautista dudaba si Jesús era el enviado por Dios; quise ilustrarlo de esta manera, para que veamos cómo el proceso muchas veces nos ciega y nos hace dudar de lo que un día creímos.

Y por esta razón Dios me inquieto a escribir sobre este tema; Dios me decía, dile a mi pueblo que no importa donde ellos estén, yo tengo la salida a todos sus problemas, yo Soy su respuesta, dile que confíen en Mí, que yo no improviso con ellos, ni tampoco tengo plan B, mi plan es uno y ese se tiene que cumplir; dile que yo lo puedo sacar de su desierto en un segundo.

Continuación les mostrare varios ejemplos bíblicos de como Dios en un segundo cambiaba la situación de dolor en alegría en, como dijo el rey David; Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. (Salmos 30:1).

 

  • La historia de Mardoqueo el tío de la reina Ester; Aquella noche el rey no podía dormir y dio orden que trajeran el Libro de las Memorias, las crónicas, y que las leyeran delante del rey.

Y fue hallado escrito lo que Mardoqueo había informado acerca de Bigtán y Teres, dos de los eunucos del rey, guardianes del umbral, de que ellos habían procurado echar mano al rey Asuero.  Y el rey preguntó: “¿Qué honor o distinción se le ha dado a Mardoqueo por esto?” Respondieron los siervos del rey que le servían: “Nada se ha hecho por él.” (Ester 6:1-3); en esta Escritura podemos ver como Dios en fracciones de segundo a Mardoqueo le cambia la situación de tristeza y penuria en gozo y alegría.

 

  • La historia del rey Ezequías; Por aquel tiempo, Ezequías cayó gravemente enfermo, y el profeta Isaías, hijo de Amós, fue a verlo y le dijo: El Señor dice: “Da tus últimas instrucciones a tu familia, porque vas a morir; no te curarás.” (2 Reyes 20:1).

Podemos ver que Ezequías se encontraba en una situación difícil, ya que Dios le mando a decir que iba a morir, pero algo interesante es que más debajo de la porción bíblica, Dios le quitó su luto y su tristeza en un segundo; “ Ezequías volvió la cara hacia la pared y oró así al Señor: Yo te suplico, Señor, que te acuerdes de cómo te he servido fiel y sinceramente, haciendo lo que te agrada. Y lloró amargamente.

 Y ocurrió que antes de que Isaías saliera al patio central del palacio, el Señor se dirigió a Isaías y le dijo: Vuelve y dile a Ezequías, jefe de mi pueblo: “El Señor, Dios de tu antepasado David, dice: Yo he escuchado tu oración y he visto tus lágrimas.

Voy a sanarte, y dentro de tres días podrás ir al templo del Señor.  Voy a darte quince años más de vida.

 A ti y a Jerusalén los libraré del rey de Asiria. Yo protegeré esta ciudad, por consideración a mi siervo David y a mí mismo. “Isaías mandó hacer una pasta de higos, y la hicieron y se la aplicaron al rey en la parte enferma, y el rey se curó.” (2 Reyes 20:2-7)

Vemos como Dios cambia el llanto de Ezequías en gozo y risa; no dejes de creer, Dios lo puede hacer, Él tiene el control. Amen

 

  •  La historia de Mefi-boset; Dijo David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán?

 Y había un siervo de la casa de Saúl, que se llamaba Siba, al cual llamaron para que viniese a David. Y el rey le dijo: ¿Eres tú Siba? Y él respondió: Tu siervo.

 El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies.

Entonces el rey le preguntó: ¿Dónde está? Y Siba respondió al rey: He aquí, está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lodebar.

 Entonces envió el rey David, y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lodebar.

 Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo.” (2 Samuel 9:1-6).

Podemos ver en este pasaje bíblico como Dios transforma en un segundo el estado crítico en que se encontraba Mefi-boset; dios es un experto en cambiar situaciones, para El no hay nada imposible, solo tenemos que confiar en Él, y mantener nuestra mirada en El.

Solo quise enumerarles estas 3, pero son infinidades de historias reales la cual Dios cambio su tristeza en gozo en un segundo; Dios quiere bendecirnos, Él quiere restaurar tu hogar, pero antes de eso, Él quiere hacer algo mayor, Él quiere restaurar nuestros corazones.

 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. (Isaias 55:8-9)

Por: Elieser Ortiz

Comments

comments

Leave a Reply